Cada jabón está formulado con un principio activo único que aporta a la piel múltiples propiedades. Predominan los jabones naturales con propiedades antioxidantes, regeneradoras, hidratantes y nutritivas.